fbpx
, Interview

Coworking: más que una moda, un modelo de trabajo en auge

 

Los espacios de coworking aumentan y se abren, cada vez más, a un público trabajador más amplio. Ya no son únicamente lugares para autónomos de profesiones liberales y emprendedores tecnológicos, sino que, incluso, han seducido a pequeñas y medianas empresas que prefieren desarrollar sus negocios en entornos compartidos, bien situados y llenos de creatividad y de posibilidades de networking.

Al mismo tiempo, su empuje ha atraído al capital inversor y a los pequeños empresarios pioneros en la creación de estos espacios se les están uniendo grandes empresas.

Es tal la fiebre por los espacios de coworking que hasta cuentan ya con un Día Mundial propio, el 9 de agosto.

Más que una moda, un modelo más de trabajo

La proliferación de espacios de coworking en Argentina no es ajena al crecimiento del número de autónomos que hay en el país, cifra que se ha duplicado en los últimos 9 años. Del mismo modo, las posibilidades que ofrece la tecnología y la transformación que, poco a poco, sufre el mercado laboral está siendo un buen caldo de cultivo para ellos.

Se reconoce que con la entrada de nuevos inversores en el sector y la evolución de la economía es probable que se dé un proceso de concentración: más superficie, pero menos espacios.

En cuanto a cifras de negocio se refiere, en el año 2020, el experto cree que el sector del coworking en Argentina generará 147 millones de pesos sólo con el alquiler de puestos de trabajo.

Un poco de historia del coworking

Fue a mediados de los años 90 del siglo pasado cuando arranca este fenómeno: en 1995 nació en Berlín uno de los primeros espacios considerados como coworking, la C-Base e.V, mientras que Bernie DeKoven es considerado por muchos el padre del coworking, al ser el primero en utilizar este término en 1999. En ese mismo año nacieron las primeras oficinas compartidas: 42 west 24 y Nueva York Share (oficinas compartidas en Nueva York) y ya con la llegada del nuevo siglo es cuando surgen muchos más espacios, con la Schraubefabrik austriaca como referente. Pero no sería hasta 2005, en San Francisco, cuando surgiría el primer espacio de coworking como tal, antecedente directo de Hat Factory, el primer espacio coworking a tiempo completo y que derivó en Citizen Space. Con la entrada en escena de Google, el término coworking se puso de moda, siendo tendencia en 2007. Europa, sin embargo, no se rindió a estos espacios hasta 2010. El portal estadístico Statista contabilizó en 2017 más de 13.800 de estos espacios en el mundo.

En Argentina, los espacios de coworking chicos, medianos y grandes se multiplican día a día en nuestra ciudad.

Close

Agendá tu visita

Te gustaría visitar el espacio para conocerlo? Puedes venir a visitarlo cuando quieras. Por favor llena este formulario y te contactaremos a la brevedad

WhatsApp Contactanos